Cómo construir un rocódromo en tu casa

Tener un rocódromo en casa te brinda la oportunidad de poder entrenar aún cuando no tienes mucho tiempo a disposición, o asimismo puede ser un área de distracción y relajación disponible al alcance de tu mano. La construcción de un rocódromo no es una cosa fácil o inmediata, sobre todo cuando hablamos respecto a la proyectación y el estudio de cargas que debe soportar la estructura: considerando esto queremos darte unos consejos que tomamos del artículo de Metolius Climbing, y que te aconsejamos que leas detenidamente.

 

 

Además de darte mucha información útil, encontrarás diseños y esquemas sobre las diferentes etapas de desarrollo del mismo. Antes de continuar queremos sugerirte que leas hasta el último de la publicación antes de empezar a construir tu muro, y de buscar la supervisión de un ingeniero o expertode construcción de rocódromos para estar seguro de que tu proyecto sea a prueba de balas.

 

 

El lugar

 

Antes de empezar tenemos que decidir dónde queremos construir el rocódromo: por lo general el garaje tiene una buena altura que nos permitiría tener un recorrido notable de la pared, mucho mayor que cualquier habitación de la casa que queramos sacrificar como área de entrenamiento. Por otra parte hay que tomar en cuenta que los garajes no tienen calentamiento y entonces podría ser difícil usarlo en el invierno, caso contrario tendríamos que buscar un sistema alternativo para sobrevivir con una estufa eléctrica u otras soluciones que nos proporcionen y mantengan una temperatura adecuada. Si en cambio queremos hacerlo en casa no tendremos el problema de calentarnos en el invierno o refrescarnos en el verano: solo tendríamos que tomar en cuenta la ubicación de las puertas, ventanas y puntos de luz. Si realizamos una pared extraplomada sin tener en cuenta el radio de apertura de la puerta, entonces nos veríamos en la obligación de desmontarla (cualquier cosa mejor que desmontar el rocódromo).

 

 

Tipo de estructura

 

Ahora si podemos escoger el tipo de estructura: Auto portante o anclada en el muro. La primera solución es la mejor por si no quieres perforar el muro de tu casa, pero en este caso en especial es totalmente necesario consultar a alguien que sepa calcular las cargas para evitar que todo se derrumbe. El peso de la estructura y del escalador no son los únicos factores a considerar: ten en cuenta que un escalador de hecho puede llegar a ejercer fuerzas mucho mayores a su propio peso. Considerando la complejidad de crear una estructura de este tipo, nosotros continuaremos comentándote acerca de la segunda opción, y dejando así el trabajo y estudio de estos rocódromos más complicados a los profesionales del sector.

 

 

La estructura que va anclada al muro es la más sencilla (aún así nunca improvises) y requiere de una primera etapa en la que proyectamos solo visualmente como quisiéramos que sea: la inclinación de la pared y su disposición en el área que elegimos. Usualmente una inclinación media entre los 20 a 40 grados podría ser una buena opción, además de que podríamos “darle movimiento” como queramos colocando algunos volúmenes de madera. Una vez que tengamos el diseño, asegurémonos que la idea que tenemos en mente se mantenga en pie; pidamos consejos y puntos de vista de otras personas que ya hayan construido un rocódromo y no dejemos nada al azar.

 

 

El recorrido de la pared de escalada

 

Para prever el recorrido exacto del rocódromo, tenemos que saber si usaremos tableros de madera pre cortados, en este caso nos tocaría dividir la superficie total disponible por el ancho de los tableros, o si podremos hacer que los corten a la medida. En base a los espacios que sobran después de haber proyectado el muro o muros principales, completaremos el proyecto diseñando y midiendo los paneles secundarios que unirán las varias estructuras y llenarán el espacio restante.

 

 

El proyecto

 

Controlemos nuestro proyecto; diseñémoslo en escala, reproduzcámoslo en miniatura, sometamos todo a la supervisión de alguien que sea más experto que nosotros en el tema. No nos olvidemos de calcular la superficie necesaria para protegernos de las caídas, el espacio que ocupan materiales tales como la estructura, la cubierta y la posibilidad de caer contra una pared demasiado cercana. Visualicemos cuantas veces sea necesario todas las posibles situaciones, y tengamos en cuenta de ser necesario la creación de un espacio para guardar los materiales como el taladro y los tirafondos, por si no tenemos ya un lugar en casa para ello.

 

 

Anclar la estructura 

 

En este punto procederemos con la construcción de la estructura portante que será anclada al pavimento, a los muros laterales y al techo con unas vigas de madera, con un espesor que dependerá del diseño final del proyecto: es de seguro mejor no tratar de ahorrarnos en las vigas y comprarlas más gruesas. Unas vigas de madera en forma de paralelepípedo de lado 12x12cm podrían ser las más adaptas para este caso. Aproximadamente necesitaremos el número de vigas correspondientes al número de uniones entre tableros ya sea en horizontal que en vertical (te recordamos que siempre te supervise un experto en esta parte de proyectación); ten en cuenta que, si la estructura es en extraplomo, las bases de las vigas tendrán que ser cortadas en oblicuo para que puedan ser ancladas al piso. Para el anclaje puedes usar varios tipos de resinas o con tornillos tirafondos de muro; usualmente cada rocódromo tiene su forma y tamaño, así que estas son solo indicaciones generales que pueden ser utilizadas como pautas o directrices para poder tomar las decisiones más apropiadas según tu propio proyecto.

 

 

Una vez que la estructura está anclada, montaremos los tableros de madera, que preferiblemente serán de buena calidad para que no se dañen con el taladro o con los t-nuts. Generalmente se utilizan tableros con espesor de 18-19 mm, pero también en este caso no hay una regla fija para todos. Haremos unas pruebas del montaje iniciando con la estructura principal, recordando que antes de fijarlos debemos hacer los agujeros e insertar los t-nuts. La cantidad de los agujeros que podemos hacer, y la distancia entre ellos, dependerá de cuantos listones de madera disponemos a lo largo de la pared: por esto es útil considerar en la etapa de proyectación que mientras más listones tengamos en la estructura, menos presas podremos poner con perno.  En general los agujeros tienen una distancia de 20 cm entre ellos, dispuestos a lo largo de las líneas paralelas: haremos el orificio de la primera línea a una distancia de 10 cm y el primero de la línea superior a una distancia de 20 cm: con este método los agujeros estarán alternados y evitaremos tener muchos espacios vacíos o  demasiadas presas cercanas que se toquen entre sí.

 

 

Ya que hemos controlado que los tableros sean efectivamente de las medidas ideales: ahora pasaremos a realizar los orificios con la punta del taladro para madera de 11mm y colocaremos desde atrás los t-nuts u otros tipos de respaldos para pernos con la medida necesaria. Los t-nuts son puestos con martillo y son caracterizados por tener 3 puntas que se adentran en la madera, mientras que otras opciones son respaldos que son anclados a la pared con dos o tres tirafondos para madera; estos últimos respaldos son más resistentes, pero obviamente es más largo el trabajo de colocación y mayor gasto en términos de tornillos.

 

 

Fijar los tableros de madera

 

Ahora fijaremos los tableros a la estructura con tornillos a lo largo de las vigas de madera y uniéndolos entre ellos con sistemas de fijación de metal. Si contamos con la posibilidad de pasar por detrás de la estructura, podríamos fijar también los tableros uno a la vez y después unirlos entre ellos con las uniones metálicas en otro momento; caso contrario, iniciaríamos por fijar el tablero de más abajo, al cual pondremos ya la mitad de la unión metálica, para después ir colocando los demás tableros hacia arriba, asegurándolos cada uno a la vez.

 

 

Cuando hemos completado la primera parte de la pared y efectivamente todo coincide con nuestros planos, procederemos con las partes secundarias del rocódromo. Finalmente pasaremos a la parte más artística, es decir pintar de color la pared (puedes también utilizar el barniz de agua para madera) y poner las presas. Si deseas tener el máximo número de presas con el menor gasto posible, existen los “box de la confianza” que contienen presas de pie y de algunos tamaños para mano. De lo contrario puedes optar por unos sets más pequeños donde puedes escoger el tipo de presas como regletas, romos, o las presas buenas, que son indispensables para un buen calentamiento.

 

 

Fuente: metoliusclimbing, Photo: ©Matteo Pavana, Anthony Gullsten, La Sportiva

 

 

NOTA: Las recomendaciones propuestas en este artículo no pretenden ser exhaustivas; de hecho deben ser consideradas solamente como informativas, ya que no sustituyen en ninguna forma la opinión de profesionales especializados. No obstante nuestro esfuerzo, no es posible garantizar la ausencia de errores y la absoluta exactitud de la información divulgada. Te aconsejamos que leas siempre las tablas de instrucciones técnicas de los productos antes de iniciar con la instalación.